Está en nuestras manos elegir entre vivir el presente o vivir de (y en) ilusiones. Desde el presente te darás cuenta de que “no hay nada que perder” porque nada tienes, sólo desde el ego sentirás miedo a perder esa falsa identidad